Bruxismo

Se produce cuando una persona aprieta los dientes (sujeta fuertemente los dientes superiores e inferiores) o los hace rechinar (deslizar o frotar los dientes de atrás hacia adelante uno sobre el otro).

CAUSAS

1.  Las personas pueden apretar y rechinar los dientes sin ser conscientes de ello. Esto puede suceder tanto durante el día como durante la noche, aunque el bruxismo relacionado con el sueño a menudo es el mayor problema, ya que es más difícil de controlar.

2. Hay algún desacuerdo sobre la causa del bruxismo. El estrés diario puede ser el desencadenante en muchas personas. Algunas personas probablemente aprietan sus dientes y nunca sienten síntomas.

3. Los factores que influyen sea o no que el bruxismo cause dolor y otros problemas varían de una persona a otra y pueden abarcar:

– Cuánto estrés tenga usted.

– Cuánto tiempo y qué tan fuerte aprieta y rechina sus dientes.

– Si los dientes están desalineados.

– Su postura.

– Su capacidad de relajarse.

– Su dieta.

– Sus hábitos al dormir.

– Cada persona probablemente es diferente.

SÍNTOMAS

1. Apretar los dientes puede ejercer presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula. Los síntomas pueden causar problemas de la articulación temporomandibular (ATM).

2. El rechinamiento puede desgastar los dientes y puede ser tan ruidoso en las noches como para molestar el sueño de los compañeros de dormitorio.

3. Los síntomas del bruxismo abarcan:

– Ansiedad, estrés, tensión

– Depresión

– Dolor de oído (debido en parte a que las estructuras de la articulación temporomandibular están muy cerca del conducto auditivo externo y a que usted puede percibir dolor en un lugar diferente de su fuente, lo cual se denomina dolor referido)

– Trastornos alimentarios

– Dolor de cabeza

– Sensibilidad muscular, especialmente en la mañana

– Sensibilidad a las cosas calientes, frías o dulces en los dientes

– Insomnio

– Dolor o inflamación de la mandíbula

TRATAMIENTO

Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir el rechinamiento de los dientes lo más que se pueda.

Para evitar daño a los dientes, a menudo se utilizan protectores bucales o aparatos (férulas de tipo Michigan de descarga) para el tratamiento del rechinamiento y apretamiento de los dientes y de los trastornos de la articulación temporomandibular. Una férula puede ayudar a proteger los dientes de la presión del rechinamiento.

Una férula de tipo Michigan bien ajustada debe ayudar a reducir el rechinamiento de los dientes; sin embargo, algunas personas descubren que los síntomas desaparecen siempre y cuando utilicen la férula, pero el dolor se vuelve a presentar cuando se suspende. Es posible que la férula no funcione tan bien con el paso del tiempo.

Existen muchos tipos de férulas; algunas de ellas encajan en los dientes superiores y otras en los inferiores. Estos aparatos pueden estar diseñados para mantener la mandíbula en una posición más relajada o para brindar alguna otra función. Si un tipo no funciona, el otro lo puede hacer.

Después de la terapia con la férula, el ajuste ortodóncico en el patrón de mordida puede ayudar a algunas personas. Por último es necesario realizar un ajuste oclusal para eliminar las prematuridades e interferencias. La cirugía debe considerarse como último recurso.

Finalmente, ha habido muchos métodos para tratar de ayudar a que las personas abandonen el comportamiento de apretar los dientes. Estos métodos son más efectivos para el acto de apretar los dientes durante el día.

En algunas personas, sólo la relajación y la modificación de comportamientos diurnos son suficientes para reducir el bruxismo nocturno.